En el Ministerio de Defensa velamos por la protección de sus datos personales, utilizamos cookies propias y/o de terceros para mejorar su experiencia de navegación, así como para fines analíticos.

Si pulsa el botón "Aceptar cookies", se considera que acepta su uso. Para más información sobre cómo configurar las cookies, pulse el botón "Política de cookies".

Aceptar cookies Política de cookies

  • imagenSliderINTA
  • imagenSliderINTA
  • imagenSliderINTA
  • imagenSliderINTA
  • imagenSliderINTA
  • imagenSliderINTA
  • imagenSliderINTA
  • imagenSliderINTA
arrow_upward
No ha podido ser
  •   INGENIO Satélite Estación Terrena Observación de la Tierra Segmento Terreno

Durante la noche del 16 al 17 de noviembre, el lanzador Vega de Arianespace debería haber puesto en órbita a INGENIO, el segundo satélite del programa nacional de observación de la Tierra (PNOT). Sin embargo, una anomalía durante el lanzamiento provocó la pérdida del satélite (y de la carga secundaria, el satélite francés Taranis).

INGENIO era un satélite óptico de alta resolución, basado en la plataforma AS-250 (la misma plataforma que CHEOPS), de 750 kg. Usaría comunicaciones en banda S (para el control de la plataforma) y en X (más rápida, usada para la descarga de las imágenes) aprovechando la capacidad de las antenas del CEIT de trabajar en ambas bandas simultáneamente. Tenía 3 paneles solares desplegables para obtener energía eléctrica y controlaba su actitud usando ruedas de inercia y magnetopares.

Satélite óptico INGENIO

Habría sacado imágenes en pancromático (en blanco y negro generada con todo el rango de frecuencia visible) y en multi-espectral (en color, mezclando medidas en las frecuencias del rojo, azul, verde e infrarrojo). Con 2 cámaras en paralelo, observaría tiras de 55 km de ancho y podría ver casi cualquier punto del planeta en menos de 3 días (una zona cerca de los polos no era observable) gracias a la capacidad de mirar hacia los lados (y no solo hacia abajo) con precisión. La lista de aplicaciones para las imágenes es enorme: Cartografía, monitorizado de bosques, terrenos agrícolas o agua, control de la erosión del suelo, ayuda en incendios u otras emergencias, control de fronteras…

 

Ingenio dispone de 2 canales, uno Pancromático  y uno Multiespectral con cuatro bandas

Para conseguir las prestaciones requeridas, INGENIO habría tenido que controlar su órbita de manera que siempre sobrevolara los mismos puntos de la superficie. Esto implicaría hacer maniobras de control orbital periódicamente para ajustar la altura al valor necesario para compensar las perturbaciones.

Tendría que haber durado 7 años, aunque llevaba combustible para aguantar 10 si las unidades no fallaban.

El centro de control estaba en el CEIT. Aquí se habría controlado el satélite y se habrían planificado, procesado y distribuido las imágenes. El equipo de operaciones había estado trabajando intensamente hasta el último momento para afinarlo todo. En cuanto el centro de operaciones de la agencia espacial europea acabara la LEOP, después de haber comprobado que las unidades básicas del satélite estaban funcionando y de haber realizado las primeras maniobras para adquirir la órbita deseada, las operaciones se habrían transferido al CEIT para la fase de puesta a punto (Commisioning) en la que se habrían validado y verificado las prestaciones del satélite. Después de eso, INGENIO habría estado listo para proporcionar imágenes con las que los usuarios finales (principalmente instituciones del Estado, pero también clientes comerciales) habrían podido realizar multitud de tareas de forma muy eficiente.

Sin embargo, no ha podido ser. Al realizar el primer encendido de la 4º fase de Vega (AVUM), el lanzador perdió el control de su actitud y no fue capaz de dirigir el empuje en la dirección requerida. En lugar de ganar velocidad para ascender hasta las 670 km en los que debería haber soltado a INGENIO, empezó a caer de vuelta a la Tierra.

INGENIO grafica

Aparentemente, por un error humano en la integración del motor con el resto de la fase no detectado por el control de calidad, los actuadores que giran la tobera para corregir la trayectoria se conectaron cruzados. De manera que cuando el software detectaba una desviación en el plano X y pedía que la fuerza del motor se orientara en ese plano para arreglarlo, en realidad cambiaba la orientación en el plano Y. No arreglaba el problema en el plano X y creaba otro en el plano Y. Rápidamente, el control de actitud divergió. Cuando el error creció por encima de ciertos límites el sistema se dio por vencido y canceló la maniobra.

Tobera en la parte inferior

El fallo se produjo cerca del final de la visibilidad de Saint-Hubert (al este de Canada), justo antes de un periodo sin visibilidad. Nosotros estábamos todos en el CEIT viendo el lanzamiento y preparados para recibir la primera TM de INGENIO después de la suelta, que ESOC nos iba a reenviar desde la estación de Troll (también usada en la LEOP de CHEOPS). Obviamente, nos quedamos ¿? cuando Arianespace anunció la anomalía y cortó la retransmisión. No tenía buena pinta. Nominalmente se volvería a tener contacto con el lanzador cuando se pasara sobre Nueva Norcia (Suroeste de Australia) para la monitorización de la suelta y Arianespace esperó a ese momento para declarar el lanzamiento perdido. Os podéis imaginar cómo nos quedamos. Y como estamos aún…

 

David Modrego